• Sandevid en Facebook
  • Sandevid en Twitter
  • Sandevid en Instagram
  • Sandevid en YouTube

Propiedades del vino y de la uva

En Sandevid no solo elaboramos el mejor tinto de verano, sino que nos gusta compartir contigo un montón de información sobre cualquier tema que esté un poco relacionado con el vino y la uva. Por eso, hoy te queríamos contar algunas propiedades y beneficios que hacen tan especiales tanto al vino como a la uva. Quédate a leer para ver si las conoces.

El vino es una bebida alcohólica (aunque también podemos encontrar su variedad sin alcohol) que está elaborada a partir de la uva. Tras recolectarla, se obtiene mosto o zumo de uva para que luego este fermente y se convierta en vino, dicho de forma muy (pero que muy) simplificada.

Por consiguiente, el vino comparte muchas propiedades con la uva al derivar de esta. Sin embargo, al alterar la materia prima con la que esta bebida se produce, encontraremos diferencias y es por eso que vamos a indicar por separado los beneficios del vino y de la uva.

Como es lógico, al haber distintos tipos de uvas, también obtendremos distintos tipos no solo de vinos, sino también de otras bebidas que lo contienen como el tinto de verano. En Sandevid, nos decantamos por la uva tempranillo para su elaboración debido a que el vino resultante no es demasiado ácido y tiene un toque aromático y afrutado que la hace la variedad ideal.

Las cualidades de la uva

Vamos a empezar por el que quizás sea uno de los datos más destacados de este artículo y es que la Organización Mundial de la Salud aconseja que se consuma de forma frecuente este alimento compuesto en un 80% de agua.

¿Por qué? Pues básicamente porque, tanto en la piel como en el interior de las uvas, encontramos numerosas vitaminas, entre las que destaca la vitamina C. Además, tienen otros nutrientes como proteína, fructosa, fibra o hidratos de carbono. Es decir, una combinación tan sana como explosiva. Y lo mejor de todo… ¡están riquísimas!

Pero no solo eso, las uvas también tienen un montón de minerales como calcio, magnesio, hierro, cobre, azufre o fósforo. De hecho, este último viene genial para aliviar el cansancio y la fatiga, y más aún en este mundo tan estresante en el que vivimos. Cuando te sientas agotado, relájate y tómate unas cuantas uvas para reponer fuerzas.

Mano sosteniendo unas uvas

Las uvas se caracterizan por tener un gran poder antioxidante y, además, ayudan a frenar el envejecimiento. Sí, sí, como lo lees: es el secreto para mantenerse joven porque, gracias a ellas, las arrugas tardarán más en aparecer.

Las uvas son buenas para controlar la presión arterial y cuidan el buen estado de las arterias y del corazón, dando lugar de este modo a que haya un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Otro dato interesante es que aportan gran cantidad de energía debido a que son una fuente de azúcar y de carbohidratos. Esto las hace ideales para deportistas y estudiantes. También ayudan a cuidar la vista, previniendo enfermedades como las cataratas, así como a limpiar los intestinos y evitar el estreñimiento. ¡Toda una joya de alimento!

Las propiedades del vino

Al estar el vino elaborado a partir de la uva, comparte con esta algunas de sus principales propiedades. Por ejemplo, el consumo moderado de vino puede llegar a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares. Es más, se ha llegado a afirmar que, sobre todo el vino tinto, contribuye a aumentar los niveles de colesterol bueno y reducir el malo.

Esto se debe al resveratrol, un compuesto que hallamos en el vino y que es más frecuente en su variedad tinta que en la blanca porque proviene del hollejo de las uvas y el vino tinto se fermenta con los hollejos durante un periodo de tiempo mayor.

De hecho, la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, ha hecho un estudio en el que indica que las personas que beben vino con moderación tienen en torno a un 30% menos de posibilidades de sufrir un infarto.

Grupo de personas brindando con vino

Otras cualidades destacables del vino son, por ejemplo, su capacidad para fortalecer los huesos, que puede ser muy útil sobre todo en el caso de mujeres, ya que son más propensas a sufrir la pérdida de masa ósea.

Algo muy interesante es que parece ser que el vino ayuda a prevenir la demencia. ¿Por qué? Entre otras cosas, el vino evita que las arterias se endurezcan, por lo que hay menos posibilidades de coágulos. Dicho de otra forma, hace que la sangre siempre llegue al cerebro correctamente. Al igual que con la demencia, también se ha indicado que disminuye la probabilidad de padecer alzhéimer.

No solo hablamos de salud física, sino también de salud mental. Se ha visto que las personas que toman vino de forma moderada son menos propensas a sufrir depresiones, aunque también es cierto que hay más factores externos que influyen en este tipo de casos.

Por si los beneficios para la salud no fueran pocos, también hay otros factores destacables del vino. Debido a sus propiedades astringentes, el vino ayuda a limpiar el paladar y, por lo tanto, a percibir el sabor de las comidas de una manera más intensa. Vaya, que si te gusta comer bien y disfrutar de lo que comes quizás sea buena idea combinar tu comida con un vino que le vaya ideal.

Estos son beneficios de la uva y del vino de forma aislada. Evidentemente, también influirán otros factores como las cualidades de otras comidas que tomes o tus hábitos (por ejemplo, abusar del alcoholo no hacer deporte es malísimo). De lo que sí que tenemos mucho cuidado en Sandevid es de cuidar de la mejor forma que sabemos nuestros viñedos para obtener luego productos muy top.

Esperamos que artículos de este estilo sean de tu interés y te ayuden a conocer un poco más sobre el mundo del vino y de la uva que tanto nos gusta en Sandevid, pues nuestra misión es la de ser el sabor de tus mejores momentos con nuestro tinto de verano, que es el más natural de todos los que encontrarás en el mercado porque está elaborado a base de nuestro vino y zumos naturales.

Compartir:

  • Sandevid en Facebook
  • Sandevid en Twitter

Debes tener 18 años para poder visitar esta web

Por favor, verifica tu edad